lunes, 14 de julio de 2014

Estudio relaciona, en mujeres, la hipertension con la psoriasis

Según un reciente estudio, publicado en julio de la revista “JAMA Dermatology, Las mujeres con hipertensión podrían tener un mayor riesgo de contraer psoriasis.
El autor del estudio ha sido el doctor Abrar Qureshi, profesor de Dermatología de la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.
 En el estudio participaron 78,000 mujeres durante más de una década consiguiendo hallar que las mujeres que tienen hipertensión de cierta duración (más de seis años en este estudio) tienen un mayor riesgo de contraer psoriasis. Tras seis años, el riesgo de psoriasis fue un 27 % más alto que el de las mujeres con una presión arterial promedio. Y quienes tomaron bloqueadores beta por seis años o más experimentaban un aumento de casi 40 % en el riesgo, en comparación con quienes nunca habían usado esos fármacos. Los bloqueadores beta, que incluyen a Tenormin (atenolol) e Interal (propranolol) reducen la presión arterial al bloquear ciertos receptores. Anteriores investigaciones ya habían mostrado una relación entre la psoriasis y la hipertensión, y hallaron que algunos antihipertensivos parecían empeorar la psoriasis, pero se han realizado pocos estudios a largo plazo. La doctora April Armstrong, autora de un editorial que acompaña la investigación, cree que los médicos deben pensar en el papel que los fármacos podrían desempeñar cuando los síntomas de psoriasis empeoran, eso incluye, además de los bloqueadores beta, al litio, los antimaláricos y los interferones.

Psoriasis es una enfermedad crónica grave.

Mayo 2013
 En la 67ª Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en mayo 2013, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó una resolución, que describe a la psoriasis como una enfermedad crónica, no contagiosa, dolorosa, desfigurante e incapacitante para la que no hay cura. 
El objetivo de esta resolución, tal y como con explica la OMS, “insta a los Estados Miembros a fortalecer la sensibilización respecto de la enfermedad y luchar contra la estigmatización que sufren tantas personas con psoriasis”. Recuerda la OMS que las personas que la sufren tienen un elevado riesgo de padecer otras enfermedades que están directamente relacionadas como infarto de miocardio, enfermedades cardiovasculares, enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, síndrome metabólico, obesidad, diabetes, etc…. Asimismo, la OMS advierte de que los estudios han documentado que las personas con psoriasis presentan “tasas de depresión y ansiedad más altas que entre la población en general”. Por si fuera poco, un 42% de las personas con psoriasis también desarrollan artritis psoriásica, que causa dolor, rigidez e hinchazón en las articulaciones y puede llevar a la desfiguración permanente y la discapacidad Es muy importante destacar que esta resolución solicita a la Secretaría de la OMS la publicación de un informe global sobre la enfermedad en el que se muestre la necesidad de incrementar la investigación y de identificar estrategias que, dirigidas sobre todo a las fuerzas políticas, permitan integrar el tratamiento de la psoriasis en los servicios existentes de enfermedades no transmisibles para el año 2015. La resolución aprobada por la OMS es el resultado a la campaña internacional que fue iniciada por la Federación Internacional de Asociaciones de Psoriasis (IFPA) en el año 2009 para que la psoriasis fuera incluida en la agenda de la OMS. Ver la resolución de la OMS.

miércoles, 9 de abril de 2014

Primer caso fatal de supurativa / enfermedad granulomatosa necrotizante sistémica después de la terapia de etanercept para la psoriasis

Marzo 2014

Departamento de Patología y Medicina Molecular de la Universidad de Queen, el Hospital General de Kingston, Kingston , Ontario , Canadá Correspondencia: Dra. Patricia Farmer, MD, Departamento de Patología y Medicina Molecular de la Universidad de Queen, el Hospital General de Kingston, 76 Stuart Street, Kingston , Ontario K7L 2V7 , Canadá.
E- mail: farmerp@kgh.kari.net

El factor de necrosis tumoral (TNF) desempeña un papel importante en la formación y mantenimiento de granulomas , mientras que la inhibición de TNF conduce a la regulación a la baja de moléculas de adhesión y disminución en la circulación de citoquinas inflamatorias.

La terapia de inhibidor de TNF se ha asociado a la reactivación de infecciones con la formación de granulomas disminuida y el desarrollo de granulomas - sarcoidosis como en diferentes órganos, sin informes conocidos de la mortalidad.

Describimos el primer caso fatal de la enfermedad granulomatosa sistémica supurativa en un hombre de 41 años de edad, después de la terapia con etanercept para la psoriasis cutánea grave y deformante artritis psoriásica. Se describe el curso clínico con los hallazgos macroscópicos y microscópicos en la autopsia y una revisión de la literatura relevante.

Médicos en ejercicio deben ser conscientes de la primera víctima mortal asociada con la enfermedad granulomatosa supurativa sistémica tras tratamiento con etanercept .

martes, 1 de abril de 2014

¿Qué es la psoriasis?

Programa "Doctor TV" donde el doctor Tomás Borda nos enseña la psoriasis.

viernes, 21 de marzo de 2014

Estudio encuentra dos posibles vías para tratar la psoriasis.

Febrero 2014.

Hace casi diez años, el grupo liderado por Erwin Wagner, actualmente en el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) generó de forma inesperada, a raíz de un trabajo de investigación básica, un ratón modificado genéticamente con síntomas muy similares a los de la psoriasis.
Tras la publicación en Nature, los investigadores iniciaron estudios con ese ratón, en busca  las mecanismos moleculares que subyacen al desarrollo de esta enfermedad y buscar posibles terapias innovadoras.

Ahora, este grupo ha descubierto dos posibles vías de tratamiento del todo nuevas, basadas en compuestos farmacológicos que ya existen y que, en ratones, no parecen tener efectos secundarios.

Las dos nuevas estrategias que ahora publican los investigadores del CNIO son resultado de estudios en profundidad sobre la biología de la enfermedad, que han desvelado algunos de sus agentes causales.

En uno de los trabajos publicado, en diciembre 2013, en la revista Inmunity, se demuestra que bloqueando una proteína llamada S100A9, los síntomas de la enfermedad desaparecen.
En la otra, publicada en Science Translational Medicine, demuestran el mismo resultado al actuar sobre un ARN no codificante, el micro ARN mir-21.

En ambos trabajos se han empleado sofisticadas técnicas de biología molecular, y muestras humanas.
En la investigación liderada por Schonthaler, el primer paso fue comparar piel de lesiones de psoriasis con piel sana. Para ello, trabajando en colaboración con el grupo de Esteban Daudén, en el Hospital La Princesa, en Madrid, obtuvieron muestras de 19 pacientes del tipo psoriasis más común, y analizaron las proteinas presentes en su piel. Identificaron 1217 proteínas, de las que 214 estaban en cantidades significativamente distintas en piel sana y en las lesiones. En concreto, el complejo de proteínas S100A9OS100A9, era mucho más abundante en la psoriasis.

La segunda buena noticia de este trabajo es que demostró que un fármaco que ya está en el mercado, se usa contra el cáncer de próstata y para evitar el rechazo en transplantes, bloquea S100A9 y debería ser eficaz contra la psoriasis.

Lo siguiente fue trabajar con muestras humanas. Los autores del trabajo injertaron muestras de piel de una decena de pacientes en ratones vivos - una estrategia de xenotransplante que permite estudiar la reacción de un tejido humano in vivo sin poner en peligro a la persona, y trataron localmente las lesiones con un compuesto que bloquea miR-21.

Los trabajos han sido financiados por BBVA, el Ministerio de Economía y Competitividad y la Unión Europea.

lunes, 17 de marzo de 2014

Cursos de actualización y tratamiento de la psoriasis en la práctica clínica habitual

La ‘Cátedra Universidad Autónoma de Madrid (UAM) - Pfizer de docencia e investigación en la psoriasis’ presenta dos nuevas ediciones del curso práctico.

Los ‘Cursos de actualización y tratamiento de la psoriasis en la práctica clínica habitual’ son parte de un programa de formación continuada impulsado por la Cátedra UAM – Pfizer.

Promover la investigación, actualizar el conocimiento sobre la enfermedad, dar a conocer un modelo de Unidad de Psoriasis hospitalaria, optimizar el manejo terapéutico y revisar los distintos tratamientos, son algunos de los objetivos.

La ‘Cátedra Universidad Autónoma de Madrid (UAM) – Pfizer de docencia e investigación en la psoriasis’ pone en marcha dos nuevas ediciones del ‘Curso de actualización y tratamiento de la psoriasis en la práctica clínica habitual’, que reunirá a dermatólogos y residentes del último año con el objetivo de promover la investigación y actualizar el conocimiento sobre esta enfermedad, que afecta a un 2% de la población española. Además, en su apuesta por la investigación y apoyo a la realización de actividades docentes en psoriasis, la Cátedra ofrece un sistema de becas para facilitar el acceso al curso a todos los asistentes interesados.

“Este curso trata de actualizar el conocimiento sobre todos los aspectos relacionados con la psoriasis, revisar las bases científicas de los distintos tratamientos de la enfermedad y optimizar el manejo terapéutico de la psoriasis en condiciones de práctica clínica habitual”, ha explicado el doctor Esteban Daudén Tello, coordinador del curso y profesor titular de Dermatología en la Universidad Autónoma de Madrid, director de la Unidad de Psoriasis y Jefe del Servicio de Dermatología en el Hospital Universitario de la Princesa de Madrid.

El programa contempla las opciones disponibles para un abordaje terapéutico integral, incluyendo las terapias biológicas, así como presentaciones sobre epidemiología y aspectos etiopatogénicos de la psoriasis, manifestaciones clínico-patológicas, comorbilidades y aspectos psicosociales de la enfermedad.

El curso, que celebra dos nuevas ediciones en marzo y abril de 2014, tendrá un carácter eminentemente práctico. Entre las actividades previstas, los especialistas podrán conocer el modelo de una Unidad de Psoriasis en el ámbito hospitalario, como observadores en un formato de rotación de tres días en la Unidad de Psoriasis del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de La Princesa, y bajo la coordinación del doctor Daudén. Además, una jornada será destina a pasar consulta con pacientes reales y se organizarán visitas a la Unidad de Fototerapia y a la Unidad Médica Ambulatoria.

“La gran ventaja que tiene es que se realiza con un grupo reducido de asistentes para buscar la mayor interactividad posible, son cursos individualizados, ya que el temario es votado por los asistentes, tratando así los contenidos de mayor interés para cada grupo concreto”, ha asegurado el doctor Daudén.

Las terapias biológicas en psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel crónica, recurrente y no contagiosa relacionada con el sistema inmunológico. Uno de cada tres pacientes con psoriasis presenta rigidez e inflamación en las articulaciones (artritis psoriásica). Esta enfermedad puede tener importantes consecuencias psicológicas en los pacientes y provoca un alto impacto en su calidad de vida, que puede afectar a los ámbitos laboral, social y sexual. Las terapias biológicas han demostrado ser eficaces y seguras para el tratamiento de la psoriasis, proporcionando una importante mejora en la calidad de vida de estos pacientes.

Cátedra UAM-Pfizer en docencia e investigación de la psoriasis

La ‘Cátedra Universidad Autónoma de Madrid (UAM) – Pfizer de docencia e investigación en la psoriasis’ fue creada en 2008 para promover la investigación sobre esta enfermedad, realizar actividades docentes de postgrado -y eventualmente de pregrado- relacionadas con la psoriasis y favorecer la difusión de su conocimiento. Desde entonces, se han formado más de 50 profesionales en dermatología, gracias a la rotación por el Hospital de La Princesa, centro de referencia nacional en el tratamiento de esta enfermedad. La Cátedra UAM-Pfizer está dirigida por el doctor Esteban Daudén Tello y los ‘Cursos de actualización y tratamiento de la psoriasis en la práctica clínica habitual’ forman parte de un programa de formación continuada.

martes, 18 de febrero de 2014

Estudios relacionan la psoriasis con la dislipidemia: una revisión sistemática.

Enero 2013

La psoriasis puede estar asociado con la dislipidemia, un factor de riesgo conocido para la enfermedad cardiovascular.

Esta revisión sistemática pretende sintetizar evidencia de la asociación entre la psoriasis y la dislipidemia. A través de una búsqueda sistemática en MEDLINE, EMBASE y el Registro Cochrane Central, desde 1 enero 1980 hasta 1 enero 2012, se identificaron 25 estudios observacionales que cumplieron los criterios de inclusión.

Estos 25 estudios incluidos más de 2,4 millones de participantes, entre los cuales 265.512 fueron pacientes con psoriasis.

Veinte estudios (80%) informaron de que la psoriasis se asoció significativamente con la dislipidemia, con odds ratios (OR) para la dislipidemia que van desde 1,04 hasta 5,55 en 238 385 pacientes con psoriasis, de una población de 2.340.605 participantes.

En concreto, cuatro estudios que definen la dislipidemia como los niveles de triglicéridos ≥ 150 mg dl informó un aumento significativo OR de 1,20 · 98 -4 para la hipertrigliceridemia en la psoriasis.

Tres estudios encontraron que los pacientes con psoriasis presentan con un aumento significativo (OR 1.36 -1 · 77) de alta densidad, los niveles de colesterol de lipoproteínas de <40 mg dL, y dos estudios encontraron hiperlipoproteinemia es significativamente elevada en los pacientes con psoriasis (OR 1 · 55 y 2.09).

Un estudio de cohorte encontró una incidencia significativamente mayor de la hiperlipidemia en pacientes con psoriasis (razón de riesgo 1,17, intervalo de confianza del 95% 1.11 -1 · 23).

Entre los estudios que evaluaron la gravedad de la psoriasis, en 2.662 pacientes con psoriasis leve y 810 pacientes con psoriasis severa, mayores probabilidades de dislipidemia se observaron en los pacientes con psoriasis severa.

Cinco de los 25 estudios (20%) en esta revisión no mostró ninguna relación significativa entre la psoriasis y la dislipidemia.

Esta revisión sistemática encontró que la psoriasis se asoció significativamente con mayor probabilidad y la incidencia de la dislipidemia.

Una mayor severidad de la psoriasis parece estar asociado con una mayor prevalencia de la dislipidemia.